miércoles, 27 de febrero de 2013

Dos argentinos en una experiencia teatral íntima y por internet

En febrero del 2013 podrá verse en el Hotel Gershwin en Nueva York, el ciclo "Long Distance Affair (make possible an impossible trip)", una experiencia teatral de cooperación internacional en la cual artistas de distintas partes del mundo realizan pequeñas piezas performáticas por Skype para una audiencia limitada. El objetivo del ciclo es explorar el nexo entre la tecnología y la intimidad con el espectador. Concebido por Tamara Woodward y producido por Ana Margineanu de Popup Theatrics en asociación con Neke Persons.

"Long Distance Affair" cuenta con la presencia de dos participantes argentinos: la actriz Monina Bonelli y el autor Mariano Tenconi Blanco.


Cada "affaire"- una obra corta presentada virtualmente vía Skype- es presentada a sólo un miembro de la audiencia por vez. Grupos de 6 espectadores son guiados a una suite del Hotel Gershwin en el cual encuentran 6 notebooks dispuestas en el espacio. Cada miembro de la audiencia realiza tres llamadas por skype y experimenta tres "affaires" con tres diferentes actores de distantes partes del mundo - Argentina, Austraia, Escocia, entre otros- quienes actúan desde sus hogares en tiempo real. Los actores que se sumaron a este aventurero proyecto actúan en horarios impredecibles para acomodarse a las audiencias neoyorquinas.
En esta tercera edición de Long Distance Affair (LDA) participan 12 piezas de nueve minutos cada una. Las obras virtuales o "affairs" de "Long Distance Affair" han sido creados por 12 equipos de autores, directores y actores durante ensayos a través de Skype.

El 14, 19, 26 y 28 de febrero se presenta "Five funny tales from the heart of Buenos Aires" con la actriz argentina Monina Bonelli, del autor norteamericano John Freedman (residente en Moscú) y con la dirección del norteamericano Benjamin Mosse (residente en Bélgica). 

El autor argentino Mariano Tenconi Blanco también participa de esta experiencia con su trabajo "I can´t swim" dirigido por la rumana Ana Margineanu con residencia en Nueva York, y con la actuación de Victoria Chen de Singapur.

¡Felicitaciones a nuestros artistas argentinos que tan bien nos representan en todo el mundo!